20 mayo 2008

Qué primavera!

Cerca de mi pueblo, por donde el santuario, así de preciosa estaba la tarde.
Y yo no podía dejar de fotografiarla...

El campo está precioso. Te pones allí en medio de la llanura y mires a dónde mires, y lo mires como lo mires, es un regalo. Es increíble cómo está mi tierra esta primavera. Miles de tonos de verde, de amarillo, rojo y azul de cielo y nubes de colores imposibles, el aire llenando los pulmones.


Enaire ha volado una cometa. Enaire volando una cometa descubrió la fuerza del viento, aprendió a jugar con él, a sentirlo en sus manos. Enaire se transforma tirando de los hilos en medio de un campo repleto de flores de colores. La tierra donde habito es roja como ninguna otra. A veces ocurre un milagro y parece que nunca ha faltado el agua. Y este año la naturaleza se muestra generosa. (Mira por dónde, en otros lugares es implacable, y no me extraña: se defiende...)

Estoy aprendiendo a conducir. Estudio y los fines de semana me atrevo a coger el coche, un poquito. Nunca es tarde!
El mes que viene haré dos viajes. Es que les echo de menos! Cada uno en su isla, y yo viajaré a las dos. No sé cómo podré pagar todo eso, pero así estoy de loca, primero compro los billetes y luego me doy cuenta de que me he metido en un lío.
Últimamente, entre unas cosas y otras, apenas leo. Nada más que el código de circulación.
Ya veremos en qué acaba todo esto.
Sea lo que sea, lo disfrutaré lo más que pueda.
Carpe Diem!!


Ahí en la foto, en la parte de abajo, hacia la izquierda, esa cosa pequeña que se ve soy yo, sujetando la cometa que está allá arriba arriba...



3 comentarios:

  1. Son preciosas las fotos, como no podía ser de otra manera. Hace años aprendí a conducir, hace años lo olvidé.
    Yo también voy a la isla jejeje ¡en junio!
    Ya sabes, disfruta de todo lo que toca,hasta de lo malo.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Tha, a cuál de las islas? Cuándo? A ver si vamos a coincidir y no lo sabemos!

    ResponderEliminar
  3. ¡A London, mediados de junio!

    ResponderEliminar