30 octubre 2007

Cambio de piel











Estoy muy ocupada cambiando de piel, como las serpientes. Aunque no me gusta mucho la comparación, yo no soy una serpiente. Pero cambio de piel. Ahora permanezco en silencio mucho más tiempo. Mis cuerdas vocales por fin han conseguido un merecido descanso, ya no hablo tanto con desconocidos, y todo es nuevo. Me gusta el cambio. Mientras, planeo mi viaje. Me gusta el viaje que estoy planeando. Volar, volar lejos, a la tierra donde habita mi niño grande.
Me gustaría traérmelo para acá por una temporada, para siempre, un poco más cerca. Pero cada cual debe vivir su vida.
Hace frío ya.
No escribo. No escribo porque estoy muy ocupada cambiando de piel, y esa es una actividad que requiere concentración ( ja!), bueno más bien degustar los momentos tranquilamente, poco a poco. Un poco cada día.
Un invierno distinto, ya era hora. Horas nuevas, los días cortos y a la vez muy largos, cada día pasa rápidamente pero va dejando su huella.
Mi libro de turno espera turno, con paciencia. Es que no sólo no escribo, casi no tengo tiempo tampoco de leer. Pero la ansiedad está remitiendo, y eso me gusta.

Haré muchas fotos en mi viaje. Extrañaré también en la otra tierra a mi otro niño grande, el pirata, que sigue por su isla pirateando. Y que por unos días se quedará sólo sin su Icey.

En la República Dominicana ha habido un huracán.
En Roma han beatificado a los mártires de la guerra civil. Sólo a los de un bando. Los del otro bando, no se sabe por qué, siguen en el exilio. Y en el olvido. Cosas que no tienen sentido, que no vienen a cuento. Así son las cosas de la curia.
Ahora anochece muy pronto.

Tengo sueño. Se nota, verdad?
Y sí, ando un poco dispersa.
Pero me voy! En dos días!

28 octubre 2007

Dulce

Otro bizcocho. Una visita. Oigo en el blog de un amigo una música que me pone dulce como el bizcocho. Y eso me hace escribir. Y escribo que hay un bizcocho en el horno, y espero que esta vez no se espachurre, porque tengo visita.

Cuidado con el cambio de hora!

No vayáis a hacerlo al revés!


24 octubre 2007

VISCERAL

No puedo con él. NO PUEDO CON ÉL!

Y pensar que alguien así puede llegar a ser presidente de este país, me saca de mis casillas.

Siento decirlo así pero es que me crispa cada vez más.

A ver si se bajan ellos sus sueldecitos para que la inflacción no sufra tanto, leñe!

Se me llevan los demonios.


Y ya dejo el tema, que siempre me propuse no hablar de política en esta mi casa.

21 octubre 2007

20 octubre 2007

Naranjas, niebla, luces

(la foto es mía)
Las naranjas son dulces. Al menos deberían serlo. Pero esta tarde hice un zumo y estaba amargo, amargo, un escalofrío me recorrió el cuerpo cuando le di el primer sorbo. Naranjas amargas!
Bueno, hay una mermelada que se hace con naranjas amargas. Después quise hacer un bizcocho, pero sólo tenía un huevo. Sí, también se pueden hacer bizcochos sin huevo, pero yo quiero huevos esta tarde, así que cogí el huevo y me puse a hacer un bizcocho con un huevo, y con harina y azúcar y leche y aceite y con pasas y piñones. Y lo metí en el horno y me olvidé y cuando quise acordarme el pobre bizcocho estaba hecho una pasa, porque me puse a leer y a escribir esto y se me fue el santo al cielo...
El cielo de Madrid es oscuro y sin estrellas. Parece que siempre hay niebla, pero no, es la luz. Las luces, miles de luces que hay en la ciudad ocultan las estrellas y no dejan ver el cielo.
La niebla, dicen, siempre ha cubierto Londres, pero yo he ido a Londres varias veces (5 o 6), y la verdad podría afirmar sin miedo a equivocarme que la famosa niebla londinense ha desaparecido casi por completo. Eso sí, se hace de noche enseguida y amanece a las 4 de la madrugada...

Naranjas, niebla, luces.
Un bizcocho.
La tarde se acaba.
Un grito se oye a lo lejos, parece que alguien discute. Bajo mi ventana ha aparcado un coche que atruena con música bakalao y el silencio de la calle acaba también, como la tarde.

Calla, pesao!!
Eso le diría, pero no me atrevo...
Los gatos maúllan en el taller de enfrente, mañana es domingo.
El bizcocho, pobre, con su ralladura de naranja y todo, está un poco apelmazado, tristón.
No llueve!
Un libro muy gordo me espera en la mesita de noche. ( Que por cierto es una silla)

LLAMADA

Ayer, mientras yo sufría mi último día de trabajo con el pinganillo (por ahora), me cuenta mi madre que llamó a casa "un hombre" preguntando por Enaire. Ella, que no recordaba que yo también me llamo así, dijo: "no entiendo", a lo que él respondió: "Ah, me habré equivocado..."

Y yo me pregunto quién era.
Quién tiene mi número de teléfono de casa sin saber mi nombre? Y cómo lo ha conseguido?

Ah, misterio...

18 octubre 2007

Borrón y cuenta nueva

Que conste que esto lo hago para llamar la atención, únicamente. Me gusta más el fondo negro, en realidad, pero me he dicho: a ver si cambiándolo se anima esto un poco!
Que es que estos últimos días está esto tan poco frecuentado que me da cosa. Y digo yo, que aunque esté poco frecuentado, seguiré escribiendo! No pienso cerrar el blog. He dicho.
Y menos ahora, que voy a cambiar de vida! Mañana me despido de el pinganillo ese que llevo puesto 8 horas al día desde hace seis largos años. Al último cliente que me llame me lo voy a comer a besos! Si lo conociera, le regalaría algo.
He hablado con tanta gente, con tanta gente, que cuando estoy en la calle a veces me pregunto: ese de ahí que parece un desconocido, no habrá oído alguna vez mi melodiosa voz preguntando "¿en qué puedo ayudarle?". Ah! en muchos casos será que sí, y me cruzaré sin saberlo con muchas personas con las que he tenido el gusto, o el disgusto, de hablar. !Y son miles!
Ahora serán menos. Un poco de silencio no estará mal, para variar.

Cambiaré de aires, cambiaré de rincón, que llevo todo este tiempo viendo la misma calle, y el hipercor enfrente, y el puente del tren que tengo que cruzar por debajo, y los mismos 4 edificios de cristal, y los mismos camareros preparándome el té del mediodia, y las escaleras que he bajado miles de veces desde el 10º piso, y luego desde el 9º, y luego desde el 2º, hasta que por fin mañana alcanzaré la salida.
Nuevas historias!!

Y un viaje...

(Luego cambiaré esto otra vez)

15 octubre 2007

Glaciación



Caminan bichejos verdes con forma de caracol con antenas doradas por la mesa de madera del saloncito. Olvidé el nombre, porque bichos hay muchos, tan raros y abundantes que me pregunto si no seremos nosotros los extraños, con nuestra mata de pelo gris en la cabeza y nuestros dos solitarios pies, y esa lengua rosada y blanda que sale de nuestra boca balbuceando siempre en busca de agua, de pan, de besos.
El hielo fuera lo cubre todo, y dicen los mayores de la aldea que hace años sus abuelos les contaban que no había hielo antes. Que la tierra era verde en muchos tramos, que el agua surcaba caminos horadados en la tierra, directamente líquida sin que nadie en el mundo tuviera que calentarla en el fuego para que adquiriese ese estado tan ansiado. Y que había unos extraños animales con aletas y escamas nadando dentro, y que esos caminos se llamaban ríos. Y que cuando llegaba la estación fría y gris, a veces llovía. No nevaba siempre, como ahora, si no que llovía. Llovía quiere decir que caían del cielo gotas de agua también líquida, miles de gotas que mojaban como si de una ducha se tratase. Difícil de imaginar...
Y que había una estación de temperatura suave y agradable en la que el campo se llenaba de flores, de todos los colores. Flores de verdad! No de papel como las que ahora hacen los niños en la escuela para adornar sus casas por Navidad. Estaban hechas de una materia suave al tacto, que no era ni tela, ni papel, ni algodón, sino una especie de mezcla de esas tres cosas. Indescriptible...Se llamaba primavera.
Y después llegaba otra estación más cálida. Tanto, que al aire libre hacía un calor que debía ser casi insoportable. Y entonces la gente se bañaba en el mar. Y el sol lucía a todas horas.

Pero eso son, tal vez, leyendas.

Aparto los bichejos de un manotazo, caen al suelo de piedra marrón. A lo lejos, se oye el aullido de un lobo blanco. La oscuridad se cierne. Cojo un pedazo de hielo del bidón y lo meto en un cazo hasta que se deshace y hierve. Después le pongo un poco de melaza, me lo tomo despacio y luego me voy a dormir.
Una débil claridad de la verde luna entra por la ventana. Y al rato cierro los ojos. Y viene el sueño.
Mi sueño es blanco, y helado, como siempre...

12 octubre 2007

Toca Bruce


Vengo de un Madrid en fiestas, un Madrid de noche lleno de luces que deslumbran, la Cibeles rodeada de gente que canta, que baila, que grita. Una pantalla gigante en un camión, un camión con un grupo que toca sus guitarras y sus baterías, un camión más con más gente bailando salsa. Banderas de todos los colores. Junto a la casa de América se celebra el día de Iberoamérica. Luces.
Esta fiesta me gusta más. Esta mañana no se podía circular por Recoletos. Estaba ocupada.

Toca Bruce porque quería música para inspirarme, para descansar del bullicio, para adornar las letras y he abierto Itunes y he cerrado los ojos y he pinchado fuerte con el ratón y me he dicho:
A ver qué toca!
Y toca Bruce. Y él adorna la noche con su voz ronca. Y allá queda la noche. Aquí el silencio duerme por un rato y un libro me espera en la cabecera de la cama. Pero estos días previos al cambio me cuesta concentrarme y leer.

He recordado otras fiestas.

Hoy es 12 de octubre.

He visto un bastón en una mesa, guiris en el metro, una hindú con un sari y muchos niños a su alrededor y un bebé en los brazos. Le ofrecí mi asiento, pero no lo aceptó, se negó con una hermosa sonrisa.
Americanos rubios asustados agarrando sus maletas con cuidado mirando a uno y otro lado, por si las moscas.
Americanos morenos, indios, chamaquitas pintadas, vagabundos, señoras empingorotadas, chavales con chandal, colegas futboleros, gente triste, gente gritona, gente silenciosa, algún que otro dormilón.
Atravieso el centro por el túnel repleto de trenes, de gente que va y viene, en un momento dado siento algo de mareo porque me agobia el encierro. Pero el viaje llega a su fin.
En la calle si miro arriba veo alguna bandera tricolor colgando de los balcones, retiro la vista. Al llegar a casa de mi tía ella también ha colgado una con pinzas en su terraza. (¡pero qué haces, loca!) prefiero no hablar con ella del tema.

Para banderas, prefiero las festivas.
Para banderas, a veces preferiría que no hubiera ninguna.
Para banderas, me quedo con las luces de fiesta. Que sólo dan luz como estrellas. A cualquiera que las mire.
Para puertas, prefiero abrirlas.

Toca Bruce, y yo ya no voy a leer esta noche. Al menos, hasta que no termine la peli que voy a ver ahora mismo.

Buenas noches...


10 octubre 2007

Otoño

De vez en cuando me gusta hacer algo fuera de lo normal... A veces lo necesito!



Se acaba la tarde.

Se acaban todas las tardes
del mundo.
El tiempo pasa pesadamente,
pausado,
con desgana.
Pasan las tardes.
Pasan todas las tardes
del mundo.
Viene el otoño.
Viene dulcemente,
el otoño.
Y trae un triste adiós
volando en el viento
con todas sus hojas doradas.
Voy a decirte adiós.
Voy a decir adiós
a todas nuestras tardes.
Voy a dedicarte una llorosa
despedida.
Se irán estos mágicos años
que he vivido en tus ojos.
Se irá este sueño dulcemente soñado
con el otoño y tú, tan lejos...





08 octubre 2007

Pan bimbo


Pues se levantó Patricia un día muy de mañana con hambre de lobo y se fue volando a la cocina, por ver si un abundante y riquísimo desayuno le calmaba el estómago y dejaban de gruñir sus tripas, y buscó el pan bimbo que siempre utilizaba para hacerse las tostadas, un pan bimbo integral de 8 cereales que estaba buenísimo y que tenía pipas enteras y semillas de todas clases y estaba tierno, ummmmmm tierno y rico, y eso era mucho para un pan integral industrial de los que se encuentran en los supermercados, que de integral no es que tengan mucho y además no son de harina ecológica ni nada por el estilo, pero en ese pan en cuestión se lo habían currao y hasta se le podía perdonar que tuviera conservantes, y colorantes, y demás zarandajas... con lo rico que estaba Patricia se conformaba y lo disfrutaba! Le ponía una crema de queso con yogurt y una mermelada que bien podía ser de fresa o de melocotón, igual daba. Y después se comía 3 o 4 galletas integrales también, y una pieza de fruta, y un té, por supuesto. Ummm... Earl Grey, para más señas, su preferido.
Esa mañana se sorprendió un tanto porque la bolsa del pan había cambiado de color, una nueva imagen. Bueno! -pensó- si lo que hay dentro es igual, qué más da el envoltorio...
Pero se llevó una decepción! El pan no era el mismo pan. Se le veía mucho más seco, las pipas brillaban por su ausencia y semillas había pocas, y la rebanada era más pequeña. Qué fastidio!
Pero qué fastidio! Estos de bimbo están locos. Una cosa buena que tienen y la estropean!
De todas formas se hizo las tostadas, porque el desayuno era un ritual que no se iba a perder pesara a quien pesara, un ritual que llevaba a cabo cada mañana y que degustaba tranquilamente, disfrutándolo, era un momento de calma que se tomaba despacio antes de empezar la jornada. Pero jolín! El pan no era como tenía que ser! Se enfadó. Y decidió que nunca más volvería a comprar el dichoso pan bimbo de ocho cereales y semillas, qué narices!
Que le den al pan bimbo!
Además, no sabía a quién quejarse, cómo contarles a esos oportunistas que habían metido la pata. Míralos! Una vez que ya tienen el producto bien arraigado entre la clientela, se dicen, pues vamos a abaratarlo un poco, total, van a seguir comprándolo!
Van listos. Lo que es Patricia, nunca más.

07 octubre 2007

Me voy! Adiós pinganillo!


He soñado con gatos. Se perdía mi gato y estábamos en un mercadillo, las calles llenas de gente, ambiente festivo y gatos. Muchos gatos. En cada puesto había unos cuantos de ellos, gatos amorosos, gatitos lindos, un gato rojo (rojo!) huidizo que no se dejaba atrapar. No encontraba mi gato, pero mientras la fiesta seguía, y era todo agradable y el gato rojo me tenía intrigada...

Me voy. Me voy de esta cárcel absurda que llevo años soportando. A la porra el pinganillo!!
El buenos días en qué puedo ayudarle, gracias por su llamada buenas tardes dispongo de la información solicitada.
Veré si este ahogo permanente que sufro desaparece, veré si es realmente por la presión del trabajo o tal vez significa algo más, que necesito un cambio de aires mayor todavía, o que hay algo en mi vida aparte del trabajo que no es como en el fondo deseo, o que estoy realmente enferma de algo, o quién sabe...
Cambiar y empezar con un viaje. Londres me gusta. Esa ciudad enorme donde vive mi hijo grande (qué ganas tengo de verlo!!!) , donde te encuentras de todo, donde todo es posible (supongo que como en cualquier otro sitio, por otro lado...)
Rupturas. Esto tal vez ha durado demasiado. Otros aires, otras voces, otro ambiente. Pasar página.

Hoy he soñado con un gato rojo pero aún no sueño que vuelo, como muchas veces antes. Soñar que vuelo me hace sentir bien. Es un sueño precioso. Es el mejor sueño.

Todo se andará.


Es otoño. Y es domingo. Se me ha metido en la cabeza una cancioncilla de hace años, así que ahí va ( es un pelín triste, ya sé, pero me trae a mi muchos recuerdos de los tiempos de los guateques, y es muy bonita, y se acabó)

06 octubre 2007

Me voy. Me voy! El pinganillo a hacer puñetas. A hacer puñetas el " buenos días le atiende pepita en qué puedo ayudarle? Los cinco minutos a la hora para ir al baño, las broncas de las coordis si te pasas un minuto en el descanso, los clientes que te insultan, las llamadas que no acaban una detrás de otra, las frasecitas estúpidas si por favor dispongo de la información solicitada...
Me voy por 6 meses y espero que algo surja y no me vea obligada a volver.

Y mientras me ahogo. Me ahogo, me duele todo el cuerpo, no puedo dormir. Son las 7 de la mañana y hoy no trabajo, pero me he despertado y no puedo volver a dormirme. Me he preparado un desayuno con tostadas y un vaso de leche caliente y ahora volveré a meterme en la cama por ver si viene el sueño y descanso.
Quedan dos semanas aún, porque hay que avisar con 15 días de antelación. O eso creía yo. Luego me dijeron que se han dado casos que han dado la excedencia de un día para otro. Pero ya no hay caso. Ya está hecho.

02 octubre 2007

Crónicas piratas

Texto escrito por el pirata ( y que aquí copio, para que lo pueda leer todo el que pase por esta mi casa virtual)
En fin, es que no me he podido resistir...


Vientos.... vientos....
Vientos que dejaron atrás las altas y blancas montañas de los Pirineos. Vientos que, temeraria y estrepitosamente, esquivaron golfos y saltaron cabos. Vientos implacables, que aceleraron, y aceleraron en tierras lejanas para poder llegar hasta mi con su terrible fuerza.

Tramontana...
Asi llaman a esos vientos en Menorca. Hace tiempo ya que camino o tropiezo por las tierras de esta isla, intentando mantenerme en pie pese a las violentas ráfagas de Tramontana. No es mi cuerpo lo que se tambalea, si no mi alma. Como pétalos de las frágiles amapolas, mis recuerdos se desprenden de mi, y se van volando con el viento a las tierras del olvido. Pieza por pieza, los cimientos de mi identidad desaparecen.

¿Que me pasa?
Las ráfagas contra mi cara me hacen sentir bien. He oido que muchas personas, tras años de escuchar el incesante sonido de la tramontana, el atronador grito de eolo, enloquecieron y se quitaron la vida. Pero a mi me hace sentir vivo. Me hace despertar abrir los ojos a la ...¿realidad? ¿Que es la realidad? ¿porque siento que poco a poco, voy perdiendo lo que me hace ser yo mismo?

Respuestas...
Lo se... hay respuestas en la brisa. Una voz... casi inaudible, escondida y camuflada entre los sonidos del mundo. Una voz que dice: "Escuchame".
Ahi está, ya comprendo lo que me ocurre. Me he olvidado de escuchar la voz del viento. Pero sigue hablandome. Aun cree en mi...Aun no estoy perdido.

Su mensaje se aclara en mi interior...
Tramontana... no es tan cruel como parece, no es tan despiadada como un simple huracán destructor. Simplemente es exigente. Hay que desplazarse hasta esta isla para cruzarse con ella. Parajes de incalculable belleza esperan en su interior. Verdes bosques llenos de sombras que hechizan con sus misterios y secretos. Aguas turquesa que bañan suaves planicies de blanca arena. Llanos resplandecientes teñidos de todos los colores de las flores.
Este paraiso pertenece a la Tramontana, y esta no está dispuesta a dejar que cualquiera permanezca aqui sin merecerlo. Sin ser capaz de escuchar su voz.

Mis recuerdos no se fueron...
Sigo siendo yo mismo, mis recuerdos permanecen, ocultos en el sonido de ese viento eterno. Ahora soy capaz de escucharlo. Ahora, junto con su voz, recupero todo lo que había olvidado. Extiendo mis brazos, al borde del acantilado, cierro los ojos y dejo que todo me llene con una nueva embestida. Cada cabello de mi cuerpo, cada poro de mi piel, cada milímetro de mi ser y de mi espíritu se llenan con todas mis memorias, mis vivencias, mis lecciones aprendidas, mis emociones... todo vuelve a mi con el poder del fenix cuando renace de sus cenizas. Pero ahora todo tiene más fuerza. Porque Tramontana se encarga de que todo golpee contra mí poderosamente.

Fantasía...
El viento trae miles de voces, miles de recuerdos, recuerdos que no son mios... sino suyos. Imágenes,polvo que viene de las ruinas del pasado, polvo que se levantó en las batallas que hace tiempo se libraron...
Siento que algo en mi vibra. Esa parte de mi ser que se había dormido vuelve a despertarse.
El ser incapaz de escuchar el viento me había hecho quedarme en este limitado mundo. Lo que muchos llaman "realidad". Pero la realidad es más de lo que aparenta. En mi interior, cientos de mundos renacen. La realidad vuelve a ser grandiosa. Fantasía...historia...sabiduría... todo ello vuelve a despertarse.

Tramontana...
Me has devuelto lo que me quitaste.
Me has hecho comprender su valía
Me has dado más fuerza
Ahora alzo mi espada al cielo y dejo que se meza en tu cuna.
Ahora te entrego mis lágrimas para que las lleves contigo.
Ahora te dejo sentir mi amor.
Ahora te dejo sufrir con mi odio.
Te doy las gracias
Porque vuelvo a ver la gloria más alla del horizonte.
Porque vuelvo a sentir la llamada de lo desconocido.
Porque vuelvo a sentir sangre guerrera en mis venas.
Vuelvo a vivir por honor.
Vuelvo a volar contigo.