30 julio 2007

La luna sobre los tejados



Una luna enorme que iluminaba la noche de forma increíble, en el pueblo.
Unos días distintos...

27 julio 2007

Mi blog, mi blog...

Me gusta que mi blog esté en movimiento!



Y yo también: mañana viajo. Sólo dos días, pero viajo. Me voy a leer, y a descansar. Mmmmm...

24 julio 2007

Un bañito!


Te diré una cosa: hace calor. No tanto como otras veces, pero hace calor. Te diré que en estos casos viene muy bien un baño de espuma, unas velas iluminando suavemente el cuarto de baño. Una música relajante o sensual o de cualquier tipo que te haga cerrar los ojos y te haga cosquillas en el estómago.
Te diré más aún: si tienes compañía, mejor. Os dais unos masajes por todo el cuerpo y os hacéis un par de aguadillas y os reís un rato hasta que vuestros labios se rocen y entonces ya no queráis reír, sino besaros con besos húmedos y llenos de espuma. La mano explorando la piel mojada.
Tal vez un patito de goma que os haga de voyeur mudo e improvisado.
Volar no está reñido con un baño de espuma. El calor se irá, vendrá otro calor más placentero. Más viajero, que os hará cerrar los ojos igual que la música.

Después del baño, vamos a escribir un cuento. Escribir un cuento es harto divertido. Sin saber lo que vas a escribir, dejar que la historia guíe vuestras manos y se escriba sola, y os sorprenderá al final igual que si os la hubiera contado otro.

Escribir, por ejemplo... (como decía Neruda)
La noche aún no ha llegado, y los grillos esperan impacientes el silencio para empezar su concierto de alas rozándose.
Vengo de una cárcel donde no quepo apenas, donde mi espíritu hiberna como un oso cavernario.
La luz me ciega al salir. Me desperezo. Pero la noche llega de nuevo enseguida, el día termina casi sin contenido. El tiempo tirano. (Eh, para, para, que te desvías...)

O algo más alegre, como que mañana iré a nadar y el agua me hará flotar ingrávida como si no tuviera peso. Y después pasearé la tarde con su sol poniente.

Pero eso será después, escribir puede quedar para más adelante, ahora lo importante es disfrutar del baño...

Voy a escuchar a Sting. Me gusta!

21 julio 2007

Mamá está así esta tarde ( que no siempre)


Los echo de menos. A los dos los echo de menos. No comprendo qué ha pasado, cómo ha pasado el tiempo, no comprendo este cambio de papeles. No sé de pronto cuál es mi tarea ahora. Qué papel he de desempeñar de aquí en adelante. No tengo por qué desempeñar ninguno, lo sé, tengo que vivir y ya está. Vivir mi vida, mi vida mía, ahora sólo mía, y he de acostumbrarme. Sin embargo no sé cómo hacerlo. Ahora no están, antes estaban, mucho tiempo estaban y eso era yo. Y de repente vino el tiempo como un tanque arrastrándolo todo y todo pasó y cambió la vida entera y aquí estoy yo ahora, con una mano delante y otra detrás, más despistada que un cerdo en un concierto, por poner un ejemplo. Y como esperando. Como si fuera sólo una pausa, y todo fuese a volver a su ser de un momento a otro, como si todo fuese a ponerse en marcha de nuevo y en su lugar, el lugar que era, el lugar donde yo tenía un papel definido y claro.
Es como si me hubiesen exiliado. Como si me hubieran dado un empujón y me hubieran echado de mi vida de pronto. Y me hubiesen dejado a la intemperie.
A ver, hacia dónde miro? Qué soy dentro que antes era pero no veía, que estaba escondido, latente y esperando?.
En mi interior todavía no lo he aceptado, me parece. Pienso aún que esto es una pausa y que en cualquier momento oiré la puerta de casa cerrándose de golpe y alguno de ellos dirá:
- Hola, mamá!
Y se meterá en su habitación después de darme un beso y contarme cualquier tontería, y se pondrá a jugar con el ordenador, y yo no le dejaré en paz mucho tiempo, y empezaré a darle la murga...
- Deja eso ya, que llevas demasiado tiempo, haz otra cosa, recoge tu habitación, o algo!

Hombre ya!

PD.- En cuanto al título del post, me refiero a que no siempre tiene mamá estos pensamientos tan tristones. Echarlos de menos, lo que se dice echarlos de menos, eso pasa todos los días...

Censura!!!



Pinchen aquí y allá y vean...

Habemos censura!!!

Actualización: La censura ha llegado también a internet, y los enlaces que yo había puesto aquí ya no conducen a nada (nueva actualización: ahora parece que sí, vienen y van) . Han visto que el secuestro de El Jueves no está teniendo ni mucho menos el resultado que perseguían, no están consiguiendo esconderlo sino todo lo contrario, y se han puesto a mover hilos. Demasiado tarde. La portada en cuestión ha sido vista por más gente que cualquiera de las anteriores. Han conseguido difundirlo. Porque no nos gusta la
censura!!

Censuraaaaaaaaaaa!!!!!!

2007-------------------------------------------CENSURA TENEMOS!!

No era que eso se había acabado????


18 julio 2007

Viento


La última noche las gatas durmieron sobre mi pelo. Una de ellas me lamía un ojo, por alguna extraña razón. Yo no podía dormir, ellas ronroneaban cerca de mi oído, pero las miraba y me daba pena apartarlas, estaban tan monas! El pirata no estaba porque tenía guardia, y su novia, Icey, dormía en la cama conmigo. La noche pasaba lentamente y yo dormitaba a ratos, pero sólo a ratos...
En cierto momento, una brisa fresca empezó a hacer bailar las cortinas, y se colaba el olor del mar por la puerta de la terraza. Se coló también una nube blanca que fue a posarse a nuestros pies, haciendo que las gatas ronronearan con más placer aún, si cabe. Y entonces la brisa se convirtió en viento, y un ruido extraño llegaba cada vez más nítido desde la terraza a la habitación, un ruido que me hizo levantar de la cama, despacio, para no despertar a Mini, ni a Pisku, ni a Icey. De suerte que todo quedó igual en la cama compartida, y apenas se notó mi ausencia. Y salí con el tiempo justo de ver cómo la tienda de campaña se levantaba del suelo arrastrada por el viento, y salía volando con el colchón dentro, y rebasaba la valla de la terraza, y se alejaba. Y llegaba hasta la playa y a su paso las gaviotas la iban siguiendo. Las gaviotas y una ola que se escapó hacia arriba, atraída por el círculo azul de tela volandera. La ola pensó, seguramente, que se trataba de la luna.
Al día siguiente me desperté del todo, aún con Pisku, la más traviesa, atravesada en la almohada mirando mi ojo derecho con mucha atención, como viendo algún mundo extraño en él... el azul del mar reflejado, la nube blanca dormida, el recuerdo del pirata besando a su novia.
Tenía que irme. Y me iría en un avión, siguiendo la estela de la tienda de campaña, que ya en aquellos momentos alcanzaba la isla de Mallorca camino de la península, con su acompañamiento de gaviotas y de gotas de agua espumosa.
En el aeropuerto, hice las últimas fotos. Icey y el pirata besándose, la luz del mediodía llenando la sala de facturación, la espera, las maletas paseando por la cinta de embarque. Me despedí de ellos, con un abrazo fuerte, y partí deseando quedarme. El avión salió con una hora de retraso. En Menorca, la sala de espera para embarcar es pequeña y la gente se amontonaba de cualquier manera en ella, disputándose las sillas. Yo cacé una al vuelo, porque no estaba yo para esperar de pie después de una noche tan emocionante. Había una mujer embarazada que se acariciaba la tripa, despacito, con cariño...
Una niña se sentó a mi lado en el avión, y yo le ofrecí mi asiento junto a la ventanilla, por si quería ver el cielo y las islas a lo lejos. Pero ella me dijo: yo no me muevo de aquí! Me mareo... Y después cerré los ojos, un rato. Y cuando los abrí la isla ya estaba lejos, y la tienda de campaña se empezó a divisar en el horizonte, prosiguiendo el viaje.
Porque me he traído la tienda, y las gaviotas, y el pedacito de mar en forma de ola volandera.
En el metro, ya en Madrid, unas niñas viajaban con un hombre.
- Y tú, dónde vives?- le preguntaba la más pequeña- Vives en Canarias, verdad? Me han contado que te llamas Alejandro Buendía, y que vives en Canarias, pero yo no sé si creerlo...
- Se llama Alfredo- decía la mayor...
Así siguieron un rato, y pasaban las estaciones, y la niña seguía preguntando a su acompañante. Y al final, justo antes de llegar a Pacífico, le dijo:
- Te he descubierto. No eres Alejandro, ni Alfredo. Eres mi padre!

Salí a la tarde calurosa de Madrid arrastrando mi maleta de vuelta. Y al llegar a casa no encontraba las llaves. Y no podía entrar. La tienda de campaña esperaba en el tejado, impaciente. Esperé. Hasta que descubrí las llaves en un bolsillo escondido, y descubrí también que seguramente antes no las vi porque en realidad, lo que yo quería era volver. Volver al mar. La mar. El mar.

Voy a abrir las cortinas, que entre el aire...


16 julio 2007

Por la mañana



Las gatas me despiertan persiguiendo mis pies debajo de las sábanas, juegan con ellos, me muerden sin hacer daño y juegan y corren y se persiguen por toda la habitación. No puedo dejar de mirarlas. Pisku es más revoltosa, no para, es una lanzada, nerviosa y pizpireta. Mini es más tranquilita, sigue a su hermana por todos lados y cuando se tumba le chupa los pezones como si fuera su madre. Se distinguen por eso, y porque una de ellas tiene las patas más blancas que la otra.
El mar está sereno y el agua clara. Ayer nadaba entre los peces, montones de peces. Miro por la terraza y se ve la cala entera ahí abajo, el mar precioso!
Mañana otra vez a Madrid.
Anoche hice albóndigas para el pirata y su novia y unos amigos, para cenar. Es una historia hacer albóndigas en esta cocina diminuta, no hay sitio para nada. Pero salieron ricas y las devoramos. Ya eran las doce de la noche, eso si. Se tarda!
Espero a Icey que vendrá de trabajar a eso de las 11,30. Después bajaremos a la playa. Hoy el pirata tiene guardia, pero vendrá por la tarde un par de horas...
Por la noche el cielo se ve increíble desde aquí. Hay millones de estrellas y parece que se ven todas. Se oyen las olas, los grillos, el silencio. Dan ganas de quedarse aquí.
En Menorca hay que tener medio de transporte si quieres moverte. Autobuses hay muy pocos, los taxis son caros. Pero no hace falta alejarse mucho de esta cala para disfrutar del mar, y no puedo dejar de mirar a las gatas, que son unos cieletes. Eso sí, peligra la tienda de campaña. Se vuelven locas con ella! Se meten en el doble techo, corren de una punta a otra, arañan la tela por todos lados... Así que he salido, he plegado la tienda (menos mal que es fácil) y acto seguido he dejado en libertad a estas dos locas.
Lástima tenerse que ir tan pronto. Esto es otro mundo!


14 julio 2007

A la mar...


Me voy. Me he levantado a las 9 (bien es verdad que hice una excursión a la cocina a las 6 de la mañana, porque me desperté con tormenta en el estómago, y me hice un desayuno tempranero y me tomé un lexatín para ver de conciliar el sueño de nuevo. Y después me he levantado a las 9, mucho más relajada (dónde va a parar), y dispuesta a finiquitar la maleta que anda un poco revuelta y desordenada, a falta de poner dentro lo que al final decida, después de darle muchas vueltas al asunto.
Primera vez que viajo en avión yo solita. Nerviosa me pongo, hay que reconocerlo. Sobre todo el lío en el aeropuerto, la espera, las colas en facturación, la T4 que es un lío. Será una larga mañana. Pero la recompensa será el abrazo que le daré al pirata, y el mar. La mar. El mar. Lástima que no haya podido convencer al irlandés para que se reúna allí con nosotros, pero ahora no puede. La próxima vez será.
Menorca es una preciosa isla. Cuando en febrero la vi por primera vez, nada más poner el pie en tierra, la primera impresión que me dio fue la limpieza. Es una isla limpia. El aire limpio, los campos limpios y cuajados de flores, amarillas en su mayoría. La limpieza del azul del agua de su mar. El vientecillo juguetón que a veces se vuelve veloz y peleón.
Ahora hará más calor. El sol y el mar y la humedad del ambiente. Y belleza por todos lados.
Mi cámara de fotos tendrá jornada intensiva estos días. Fotos a los gatos, al pirata, a la novia, a la tienda de campaña en la terraza, a la cala que se ve desde ella. Al mar. La mar. El mar.
Hasta el martes.
Un cambio. Total. Allá voy!

12 julio 2007

FELIZ CUMPLEAÑOS PIRATA!!



Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, el Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.

La luna en el mar rïela,
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y va el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Stambul:

«Navega, velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío
ni tormenta, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

Veinte presas
hemos hecho
a despecho
del inglés,
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

(Fragmento)

FELIZ CUMPLEAÑOS PIRATA!!

  
     
     Con diez cañones por banda,  
     viento en popa a toda vela,  
     no corta el mar, sino vuela,  
     un velero bergantín:  
     bajel pirata que llaman,  
     por su bravura el Temido,  
     en todo mar conocido  
     del uno al otro confín.  
     La luna en el mar riela,  
     en la lona gime el viento,  
     y alza en blando movimiento  
     olas de plata y azul;  
     y ve el capitán pirata,  
     cantando alegre en la popa,  
     Asia a un lado; al otro, Europa;  
     y allá a su frente, Estambul.  
     «Navega, velero mío,  
     sin temor;  
     que ni enemigo navío,  
     ni tormenta, ni bonanza,  
     tu rumbo a torcer alcanza,  
     ni a sujetar tu valor.  
     Veinte presas  
     hemos hecho  
     a despecho  
     del inglés,  
     y han rendido  
     cien naciones  
     sus pendones  
     a mis pies.»  
     Que es mi barco mi tesoro,  
     que es mi Dios la libertad,  
     mi ley la fuerza y el viento,  
     mi única patria la mar...  
       
 
            

11 julio 2007

Cumpleaños feeelizzzz





Salió a comprar el pan, y cuando llegó a la esquina se dio cuenta de que se le había olvidado el monedero. Muchas veces le pasaba, cuando por fin se decidía a salir a la calle con toda la ilusión del mundo, resultaba que tenía que volver de inmediato, por culpa de su despiste. A veces al volver a entrar ya no le quedaban ganas de aventurarse otra vez, y se quedaba sentada en el sofá y encendía la tele y olvidaba que tenía que irse, y así pasaban las horas, huecas y sin sol.
Ese día sin embargo le fastidió bastante tener que volver, porque la tarde estaba apetecible como un pastelillo de crema, lista para degustar. Y el sol jugaba entre nubecillas algodonosas y juguetonas, invitando, invitando. Así que rápidamente rescató el monedero y sin mirar adentro volvió a salir por la puerta, con muchas prisas. Y de paso se escapó el gato, harto de encierro, y el muy astuto consiguió pasar desapercibido, y no le vieron, y así pudo llegar a la calle y ponerse a perseguir palomas, que era lo que más le gustaba en este mundo.
Era una tarde extraña. Apenas había tráfico y se oía a cambio una musiquilla como celestial por todos los rincones, y todo parecía de color de rosa, tranquilo y suave.
En la panadería el panadero regalaba bollos calientes de pan con semillas de amapola a todo el que acertase a pasar por allí. Estaban ricos, tan ricos, que todo el mundo olvidaba que tenía que volver a casa, y se quedaban allí, comiendo y charlando, de todo menos del tiempo.
Todos los gatos se fueron escapando de sus casas, aprovechando la ocasión. Y fueron poblando las aceras, asustando a las palomas hasta que no quedó ni una por los alrededores.
Gatos y más gatos.
Se despidió del panadero sin comprar el pan, porque ya se lo había llevado puesto. Y se fue a jugar con los gatos, y pronto empezó a comprenderlos, y habló con ellos largo y tendido. Descubrió que su lenguaje no era tan complicado, y que cada maullido tenía su propio significado. Más tarde empezó a llover, y una brisa fresca barrió todos los papeles olvidados. Y limpió las calles. No quedó nada en ellas, ni siquiera un triste clip de esos que habitaban el asfalto.
Ahora solo quedaba mirar a lo más alto.

09 julio 2007

Dos cosas



1-El mar Mediterráneo en peligro de muerte. La pesca descontrolada, especies amenazadas, todo un ecosistema destruyéndose. Amenazas: La construcción masiva, la contaminación, el cambio climático.






------------------------------------------------------------
-------------------------------------------------------------------------------------------------

2-Una iniciativa a la que me he sumado, y que María Manuela ha señalado hoy muy bien señalado en su blog:

08 julio 2007

Música!



Y otra que me he encontrado por ahí...

Música!

Y más caras.


Los polos deben estar derritiéndose muy deprisa, muy deprisa. Esta tarde han debido disminuir su tamaño considerablemente, a juzgar por el calor terrible que nos está castigando durante todo el día. Imagino los bosques quemándose, los árboles de muchos bosques envueltos en llamas, gritando de dolor.
Los dedos de mis manos se hinchan, los anillos me aprietan, mi nuca está chorreando de sudor. Siempre por donde más sudo es por la nuca, que debe ser mi punto débil. Mi casa se está ya calentando, y me temo que irá a más y más y más cada día de este verano, y me derretiré. Qué miedo me da el verano en Madrid, por dios! Sobre todo ahora que cada vez aguanto peor el calor, me marea, me ahoga, me siento pesada y enorme. Y sólo quiero descansar en un lugar fresquito al lado del agua. Mucha agua!
Como se puede ver yo no tengo aire acondicionado. Tengo un cacharro de esos que se les pone agua y son algo más que un ventilador, pero nada más. Y sirve sólo para una habitación, así que...
Con lo bien que se está en el patio de mi casa en verano. Con un libro tranquilamente. Me escaparé uno de estos días. Vaya que si!
Aquí tenemos otra vez a la pupas!

En el trabajo he encontrado un medio para distraerme y no volverme loca. Y son las caras. Dibujo caras mientras suelto mis frases como un disco rallao, mientras escucho a los clientes pedirme teléfonos, mientras busco los teléfonos. No hace falta prestar mucha atención. Es todo mecánico. Las frases que tengo que soltar salen solas, casi siempre en el momento oportuno. Bien es verdad que a veces confundo la llamada entrante con la anterior, pero la cosa no tiene mucha importancia...
-Disculpe, me dijo en Málaga, verdad?
-Pero qué Málaga ni qué Málaga! En Córdoba, le dije en Córdoba!
-Disculpe, en Córdoba. Sí por favor, dispongo de la información solicitada, tome nota por favor, el teléfono es...
-Perdone, no le he pedido el teléfono, sólo quiero saber la dirección.
-Sí por favor, la dirección quería decir, dispongo de la información solicitada, tome nota por favor, calle del Percebe, nº 13...

Son cosas sin importancia. Así, tranquilamente, entre dibujo y dibujo se me van pasando las horas mucho más levemente, aunque no quiere decir eso que no me desespere y que no me parezca que el día no acabará nunca, y que estoy en una cárcel, encerrada y atrapada y cuando llega la hora de salir tengo la sensación de que ha pasado una vida entera. Pero es mucho más llevadero, dónde va a parar...

03 julio 2007

Quién dijo hambre?



He comprado un billete de avión. Como estamos en temporada alta, aunque he pillao el más barato que había en venta, y es a Menorca, la verdad es que para mi pobre presupuesto me ha salido bastante carillo. Menos mal que voy con el alojamiento preparao y no me costará un duro. Pero duro supongo que va a ser de cualquier manera, porque es un alojamiento un tanto diminuto. Aunque precioso, por las vistas. Me voy a casa del pirata, a su estudio chiquitito que ya ocupan su novia y él. Y dónde dormiré yo? Pues en la terraza! La terraza es enorme, y da en picao a la cala más bonita que verse pueda, aunque en esa isla hay cienes de calas preciosas.
Algo habrá de comer, digo yo. Al menos, me comeré el mar. Eso no se indigesta. El mar con sus olas, con sus peces, con sus medusas (han proliferado las medusas, porque cada vez hay menos tortugas, dicen) Pero es el mar, y tiene por esos lares un azul increíble.
Con los ojos, me lo comeré. No se vaya a pensar.
Nunca he viajado sola en avión. Un poco de repelús me da, sólo un poco, porque si me da mi mal de ansiedad a ver a quién me quejo yo. Pero es apenas una hora de viaje, iré mirando las nubes, o el sol, o el cielo. Y pasará pronto.
Y conoceré a esa novia asturiana que acompaña al pirata. Y con la que hablo tanto, que el otro día cuando le conté que iba y le dije que nos conoceríamos, me dijo ella: ah, pero no nos conocemos...? Y al rato: ah, es verdad, ya creía que sí, como te he visto en fotos y hablo contigo casi todos los días ya creía yo que...

Me llevaré mi cámara nueva. A ver si aprendo a usarla de una vez, que aunque he hecho ya unas 1500 fotos todavía no sé para qué sirven todas las cosas que tiene.

Y acabo el post, que como se puede ver ando esta noche algo dispersa. Porque después de atender unas 300 llamadas se queda una dispersa aunque no quiera.



Me voy de viaje!!!
Será el día 14. Ya no queda mucho...
Pero tengo sólo 4 días.
Dormiré con los gatos.

02 julio 2007

Penumbra


He puesto cortinas a mi ventana...
De vez en cuando la abro, y veo todos los paisajes del mundo a través de ella.
Los cielos. El mar, flores, niños, palabras, ciudades, llantos, fuegos, verdes, lagos, más palabras, la risa, la tristeza, las nubes, elefantes, miradas, ojos y manos y labios.
Mirar por la ventana me produce un vértigo extraño a veces, otras un halo de misterio envuelto en brumas lo cubre todo. Otras veces llueve. A veces, muchas, me hace sonreír lo que veo.
También hay lugar para las dudas, los caminos largos, los laberintos, la espera.
Amigos. Noticias. Encuentros. Nostalgia.
Distancias y viajes. Recuerdos.
Recuerdos...