28 mayo 2006

Poco a poco volviendo...

Más tarde, sólo un poquito más tarde, iré escribiendo...
Y contestando mensajes.
Poquito a poco.

23 mayo 2006

La noche.


Los días pasan rápido. El tiempo se me escapa veloz, y ando aún perdida por los caminos sin encontrar posada. Ahora me doy cuenta de que mi intención primera al estrenar el blog está cambiando sin que pueda controlarlo. Quería escribir. Escribir como siempre he hecho, lanzando mis pensamientos sin pensar, fácilmente, sin reparos. Pero no puedo olvidar que ya no escribo para mí sola, que todo lo que ponga aquí se pone a viajar rápidamente a la vista de ojos desconocidos, que he perdido el refugio que antes me consolaba y ya no sé de qué manera enfocar las cosas.
Y me he picado de mala manera con este mundo, que me roba tanto tiempo que mi vida ya no es la misma. Ese "dolce far niente" en el que me refugiaba en los últimos tiempos, ese deambular suave por mis tardes solitarias, mis meriendas tranquilas en la cama, con mi taza de té, con mis libros. Esa paz conquistada poco a poco en que me había instalado alegremente.
Y tengo que detenerme un poco y recapitular. Y ver de dar otro enfoque a esto, que son muchas cosas. Se ha disparado esto como un disparate y hay voces nuevas que me rozan y me dejan su huella. Y me he visto de maneras distintas, y he conocido nuevas facetas de mi caracter. Y mil sensaciones que me han hecho conocerme un poco más. Y aquello que permanecía dormido dentro de mí, esa capacidad de emocionarme, ese implicarme en las cosas que últimamente me daba tanto miedo, todo eso ha vuelto a salir a la superficie.
Y me he sorprendido diciendo tonterías, de esa forma visceral que a veces me ha hecho meter la pata toda mi vida.
Esto es mucho. Me he enfadado, me he reído, me he sorprendido. Se me han ido de las manos muchas situaciones. Siempre al final acabo pidiendo disculpas. Acabo necesitando las palabras de otros, la sonrisa de otros.
Vengo y espero los pasos de la gente, de cierta gente dejando huellas en mi nueva casa.
Y a veces si no los encuentro siento como una tristeza y algo me falta y no quiero eso. No quiero volver a implicarme. No quiero necesitar sueños que no conducen a nada.
Y tengo que encontrar el tiempo para entenderme, y ponerme freno.
Y no quiero construir castillos de cartón con palabras de gente que puede no existir realmente tal como me la imagino.
Quiero explicarme y entenderlo.
Quiero saber expresarlo.
Pero no será fácil.
No quiero darme por aludida erróneamente.
Y de todos modos envio un saludo.
Y una sonrisa.
A todos los que han pasado por aquí y me han recordado que aún está viva la esperanza. Incluso lo han hecho los más cercanos, los que sí alcanzo a tocar con mis manos.
No nombro.
Dejo que los que saben quienes son me reconozcan. Y se identifiquen con los mensajes que aquí les dejo.
Dormiré un tiempo.
Recogeré mis cosas.
Me haré un té, acabaré ese libro que me está esperando con paciencia. Me fumaré un cigarrillo mientras escucho músicas lejanas. Y mientras imaginaré que es cierto que existís. Cada uno en su rinconcito...

21 mayo 2006

DOMINGO

Y ahora vamos a ponernos en marcha, que empieza el día...


Gotas de lluvia



La noche trae el sonido de la lluvia.
Me han dicho que las gotas que hoy caen sobre el suelo
vienen del mar del sur,
se han perdido al querer alcanzar las nubes.

Vienen oliendo a olas,
y traen aromas de espuma blanca
de la que se enreda entre los pies.
Una brisa marina se ha colado despacio por mi ventana.
Es como un duende
trepa juguetona hasta mis ojos.
Y trae consigo mensajes de sirenas.
Y una misteriosa canción
de cuna
que me hace recordar la caricia del agua salada
acunándome
como si estuviera volando...

20 mayo 2006

Sabado por la tarde...

La tarde fuera, yo aquí escuchando música de Enya
Hay que escucharla con los ojos cerrados. Y entonces te trae imágenes de cielos imposibles, de caricias a la luz de las velas, te roza el corazón que se expande en busca de infinito. Una voz que te hace volar y te trae un viento suave que eriza la piel como si fuera la de un gato...
Pienso que quiero bailar alrededor de las nubes. Me voy poniendo tontorrona, tierna, y recuerdo tantos otros momentos compartidos, momentos mágicos que siempre permanecerán en mi memoria, alegrando estos ratos pacíficos y solitarios.
Me dedico esta tarde a escribir ese diario del rodaje que tengo a medias.
Voy despacio. Miro fotos.
Aún no puedo ver el resultado. Pero todo llegará. A su tiempo.
Y recuerdo con deleite un jardín.




17 mayo 2006

EN CASA


Esta es mi casa. La que llevo en el corazón. Donde transcurrió mi infancia y la infancia de muchos de mis antepasados desde hace, no sé...unos doscientos años?...Entre sus paredes intento imaginar sus voces, captar las ondas que sus voces dejaron entre las columnas del patio, de todas las estancias que la componen. Y me siento parte de ellos, y cerca de ellos, y a la vez muy lejos. Y aunque se fueron aún perduran en las gentes que todavía habitamos este hogar un poco ajado, pero resistente, como un árbol septuagenario, como un coloso que se resiste a abandonar este mundo.
Me gusta mi casa.
Pero cuando mi hijo el mayor se fué, y cuando tuvo dudas, cuando no sabía qué ocurrirá en el momento que vuelva, yo le dije: No te preocupes, tu casa estará siempre donde yo esté, tu casa soy yo. Siempre seré yo.
Y la que tú elijas....

16 mayo 2006

NO PUEDO MÁS














No puedo más, no puedo más! Tanta actividad acabará conmigo, sirvan estas otras imagenes del rodaje para ilustrar la actividad frenética, aunque no tenga nada que ver con el ambiente que vivo en el trabajo, este trabajo que me ocupa todo el tiempo todo el tiempo y que no me deja vivir y hay días en que no sé dónde lo mandaría todo. Y lo que daría por poder disfrutar un poco de una tarde libre y disponer de un poco de tiempo para mí, para lo que me gusta. Ni siquiera para leer tengo ya tiempo y además yo me voy añadiendo cosas y cosas y no sé dónde acabaré...
Sí, he tenido un puente y he viajado, pero me han recibido con suficiente bombardeo de cosas como para que el descanso se me fuera a hacer pascuas nada más llegar.
¿Quién me ayuda a buscar otro curro?...es broma.
Me voy a descansar.

13 mayo 2006

EL ZOCALO AZUL


Mis amigos y yo hemos creado un blog donde iremos relatando todo lo relaccionado con los cortos que hacemos, y tal vez comentarios acerca de otros trabajos ajenos que nos interesen...Ya iremos viendo... En principio iremos poniendo ahí el diario de rodaje, tal como ahora lo he ido relatando aquí. Para empezar. El blog, como podréis comprobar, todavía está a medio diseñar.
Nuestra "productora" lleva por nombre "El zócalo azul"

12 mayo 2006

Mmmm?


Ella ya no está. Está perdida por alguno de esos mundos azules.
Ha perdido un lápiz.
Espero que cuando consiga recuperarlo volverá.
La niebla la envuelve y se siente un poco desorientada.
Pequeña.
Siente que no sabe caminar entre las ondas que empuja el viento.
Tiene un cuaderno repleto de hojas blancas que están deseando poblarse de historias, de palabras, de nubes y claros. De lunas y relámpagos y olas espumosas de los siete mares.
Pero le falta un lápiz.
Un lápiz de colores cálidos, mágico. Cuando lo tiene cerca, le parece que será capaz de inventar cualquier cosa.

Esta noche hay tormenta...


Son las 12,30 de la noche y estoy agotada. He dormido apenas 6 horas en dos días. Dos días intensos y repletos de acontecimientos desbordándose por todas las dimensiones que conforman este espacio donde habito.
Hoy ha llovido sobre Madrid. El cielo se ha descargado como si estuviera acumulando una tensión infinita que ya no pudiera contener. Como queriendo limpiar las calles de esa bruma hinchada de humores enrarecidos. Después de la tempestad viene la calma...
Ahora, después de esa catarsis, el aire se vuelve más respirable.
Algo así me ha pasado a mí también al mismo tiempo. También yo he ido acumulando tensiones de las que por momentos no sabía cómo liberarme.
He aprendido cosas estos dos días.

09 mayo 2006

ESTA SOY YO


La más blanca de las tres. La que está delante.
Dedicado a una mujer.
Y a todos los que creyeron verme antes.

07 mayo 2006

EL TIEMPO GIRA....


El tiempo gira como una enorme rueda
enredando nuestros pasos.
Giramos con él como en un carrusel
mientras
la música de las esferas nos envuelve.
Y danzamos al ritmo de las estrellas sin verlas.
He visto nubes perdidas como algodón de azúcar.
Y he visto árboles llorando lágrimas de fuego.
He visto la enorme fuerza de los vientos
balanceando sus hojas
con un hermoso susurro lleno de silencio.
El silencio del mundo...

06 mayo 2006

MEME.


Y ahora, a petición de un amigo, naveguemos en el mundo del cine en busca de comedias... esto es muy difícil, porque me he reído mucho en el cine, pero he aquí algunas que se me vienen a la memoria (que por cierto no anda muy bien). ¿Sólo 10?

  • El guateque.
  • Amanece que no es poco.
  • La vida de Brian (tengo que incluirla...)
  • Bienvenido Mister Marshall.
  • Belle epoque. (Ese Gabino Diego cantando "las mañanitas"...)
  • El profesor chiflado. (Jerry Lewis)
  • Amarcord.
  • Esta casa es una ruina. (me reí tanto...)
  • La pantera rosa (1963).
  • Y cuanquiera de los hermanos Marx, o del Gordo y el Flaco, o de Chaplin, o de...(esto es una licencia que me he permitido).
Y ahora tengo que pasar el testigo a alguien, veamos...Gatachata, Flora y fauna ( venga, fnaranjo, a ver qué nos cuentas), Una Maruja...y Asir...¿vale?.

DIARIO DE RODAJE- TERCERA PARTE: MIERCOLES NEGRO

El miércoles el día amaneció gris y tristón. Por la mañana llamé a Cristina para concretar la hora en que debíamos seguir con el rodaje. Estábamos todos cansados pero contentos del trabajo del día anterior, que había salido redondo, y teníamos ganas de empezar la jornada en el punto que la habíamos dejado. Pero la voz de Cristina sonaba preocupada y me dió malas noticias. Muy malas. La grabación de ayer estaba mal, las imágenes no se veían apenas, se entrecortaban y todo estaba estropeado. Juan Luis llevaba desde primera hora de la mañana intentando recuperar esas imágenes, viajó a Valdepeñas con la cámara para ver si se podía hacer algo. Pero la cámara, que el día anterior parecía estar bien, estaba rota sin remedio. Poco a poco se había ido resintiendo del golpe del primer día, cuando cayó al suelo de repente. Las nueve o diez horas del trabajo del día anterior se habían perdido. No podíamos seguir, no teníamos cámara. Mientras el dire volvía nos reunimos todos a esperarlo en el bar de la plaza. Anonadados, bloqueados, chafados. No podíamos creer que todo fuera a quedar paralizado de repente. Nos mirábamos unos a otros sin saber qué decirnos. Pero poco a poco fuimos reaccionando. Coincidíamos en que había que encontrar una solución. La que fuese. Debíamos continuar, aunque Juan Luis nos dijera por teléfono que no había nada que hacer, que todo estaba perdido. Yo no podía asimilarlo. Empecé a sentirme mal, me mareaba, no podía ni respirar bien y tenía una presión en el pecho igual que cuando mis malos tiempos con las crisis de ansiedad. Me fui a mi casa sin decir nada, sin poder mirar a los demás. Después me llamaron. Juan Luis había vuelto y se dió cuenta de que no podía dejar así las cosas, no podía defraudar a toda la gente que estaba implicada en el asunto. Llamaron a Madrid para ver si se podía alquilar una cámara, pero era difícil conseguirla con tan poco tiempo. Entonces pensaron en uno de los fotógrafos del pueblo y se fueron a hablar con él, y aunque Juan Luis ni le conocía se prestó enseguida a ayudarnos. Podría empezar por la tarde, pero tendría que grabar él, porque nuestro dire no quería cargar con la responsabilidad de manejar una cámara que no era suya. Respiramos un poco. Pero había que repetir todas las escenas del día anterior, y el tiempo había cambiado, en lugar del sol radiante que había lucido el martes, teníamos un día lleno de nubes y amenaza de lluvia, y el ánimo mucho menos risueño, despues de todo lo que había pasado...Y el cansancio.
Hubo que repetir la escena del baño de almendras, y la cena. Repetir la cena y que saliera igual que el día anterior era imposible. Pero todos nos esforzamos lo que pudimos, y aunque no fue ya lo mismo tambíen salió bien, a pesar de todo. Con dificultades añadidas, claro, porque el fotógrafo en cuestión no tenía experiencia en ese tipo de grabaciones, lo suyo eran los reportajes de boda y cosas por el estilo, algo que no tiene nada que ver con el lenguaje del cine. Y todo era más lento, porque Juan Luis tenía que ir explicandole toma por toma lo que quería, y no es fácil.
Habíamos perdido un día, cuando ya de antemano teníamos poco tiempo. Había que terminar en una semana, la que todos teníamos de vacaciones. Después de eso, reunir a todos otra vez en el pueblo sería mucho más complicado. Así que había que trabajar sin descanso.
Había más complicaciones, además. Mi madre siempre ha sido una persona fuerte, no es frecuente oirla quejarse de nada. Pero justo esos días había empezado a tener dolores en una pierna, el médico dijo que era lumbago. Y en el palacio hacía frio, y no había luz, ni siquiera un cuarto de baño (todos los que había están desmantelados porque van a convertirlo en un hotel). Y allí en esas condiciones tenía que cambiarse de ropa para cada escena, y se negaba a abandonar a pesar de todo. Yo la ayudaba y sufria al verla así. Pero tiene una voluntad de hierro, y además disfrutaba y se buscó sus mañas para no salir malparada.
Fué un día duro pero salimos adelante, y el rodaje continuaba...A buen ritmo.



04 mayo 2006

LA CASA CERRADA: EL VIAJE


Mientras encuentro tiempo para escribir la tercera parte del diario de rodaje, un adelanto: la imagen de otra de las escenas, una escena entrañable, un jardín mágico...

03 mayo 2006