26 julio 2006

LLUVIA


Al despertar he notado que el agua chorreaba por las paredes de mi habitación, llovía a cántaros desde el techo y yo estaba empapada, mis zapatos flotaban a la deriva como si fueran lanchas fuera borda. El agua está fresquita y sólo me falta el sol bronceándome, porque aunque lucha por colarse a raudales por la ventana no encuentra sitio suficiente. Así que he guardado en el armario el bronceador, aunque por alguna extraña razón mi piel ha amanecido de un color dorado suave, como si en la noche se hubiesen colado unos traviesos rayos uva a través de las rendijas.

Nado hasta la cocina y me preparo un copioso desayuno que devoro instalada en mi silla de madera mecida por las olas. Me gusta mi casa húmeda y mi piel ya no parece ese desierto resquebrajado que semejaba hasta ahora. Y que me tenía bastante preocupada, todo hay que decirlo.
En la terraza he visto un pato que ha llegado volando de otras tierras y que me pide permiso para entrar. Le he dicho en su idioma que compartiría con él muy gustosa este lago cristalino que tengo por casa, pero que es mejor que siga su camino por otros lares, porque le faltaría espacio aquí dentro para sus vuelos mañaneros, y además no hay peces. Todavía... Se ha ido volando pero me ha prometido volver a visitarme la próxima primavera, antes de que el agua se haya evaporado del todo.
Y sigue lloviendo a mares.
Llega el agua justo hasta el borde de las ventanas y baja hasta la calle que ya se ha convertido en un río caudaloso por donde navegan los coches alegremente.
Me gustará ir nadando a trabajar esta mañana...

Ha llegado mi hijo chapoteando:
-Mamá! me acabo de terminar el libro!
-¿Qué libro?
-!La insoportable levedad del ser!

-Y te ha gustado?
-!Es la hostia!! - (con perdón)- Me voy a comprar todos los libros de Milan Kundera.


!DIOS MÍO!. Me da miedo lo que dice. Cuando leyó "El señor de los anillos" su vida cambió. Se metió en el ejército, a pesar de que yo le insistí en que no tenía nada que ver la idea romántica del guerrero de la tierra media con el soldadito español de a pie, ni todo ese mundo con el glorioso ejército español. Pero no hubo forma, es un cabezota.
Y cuando leyó "El Quijote" se dio cuenta de que su destino es recorrer el mundo desfaciendo entuertos, por lo que ha decidido salirse del ejército en dos años y apuntarse a una ONG y largarse al África o donde le manden.
Ahora ha leído a Milan Kundera y temo las consecuencias...
En fin, que me he ido corriente arriba nadandito al trabajo con una cierta preocupación. Hace un rato me ha llamado mi niño. Dice que se ha ido a la piscina, que se ha llevado "Drácula" para leer, porque no ha encontrado en casa otra cosa que le llamara.

DRACULA!!!

Menos mal que sigue lloviendo...





19 comentarios:

  1. Ejem... con permiso...

    De todas las opciones de tu hijo, la mejor es Drácula. Sin dudarlo.

    Siempre que no quiera ser Jonathan Harker, claro... (Tampoco el Conde. Pero hay más opciones dentro...)

    ResponderEliminar
  2. luisdeluis10:26 a. m.

    ums


    Milady

    ¡que todas sus tribulaciones filiales sean de porte tan literario!

    Y sobre todo, bo te agibies por el pedante bluff de Kundera ,ni por el excedido y excesivo y sobrevalorado Tolkien.

    El Quijote tene mas peligro, como Drácula
    admiten varias lecturas, en diversas çepocas de la vida y con distintos estados de ánimo,ni prescriben ni caducan(eso les ocurre a Tolkien y Kundera)

    ResponderEliminar
  3. Ya me gustaría a mi que los míos de mayores leyeran la mitad de lo que lee el tuyo, está por ver...
    Cada vez me cae mejor tu niño. Y qué bien que llueva magia por tu casa y por tu vida.
    Besos acuosos

    ResponderEliminar
  4. niña ... a ver si cuadro lo del pueblo ...me apetece un monton ... si lees esto y quieres mandame un correo : lapradera65arrobahotmail.com y te mando mi movil para ver como hacemos si voy ...

    un besazo

    ResponderEliminar
  5. fnaranjo: tienes razón con lo de Drácula, solo que mi hijo hace unas lecturas muy particulares... ya veremos. Un saludo. :)
    luisdeluis: me gusta eso de Milady!
    tha: todo se andará, un besote.
    Lolita: ya te he mandado un correo, con mi tf, pa que me llames...

    Y os tengo que decir a todos que estoy de baja: tengo una contractura muy bruta en el cuello, tantas horas de ordenador, entre el trabajo y mi casa, están acabando conmigo. Voy a tener que dosificarme.

    Y un saludo para todos los demás que aún no han leido este post: ya lo verán cuando lo lean...

    ResponderEliminar
  6. Mariajo, cómo vas???
    Cuidate, tómate unos dias para que tu cuello se ponga bueno.
    UN beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  7. ¡Vaya! parece que estamos todas igual, lo mio son los vértigos, creo que he abusado mucho :(
    besoss

    ResponderEliminar
  8. Vaya... a ver si se me cuida usted, señorita... si me hace el favor.

    :)

    ResponderEliminar
  9. Preciosa historia )) y qué gran maravilla poder vivir cada libro con esa pasión.

    Besos para ti y para tu hio.

    ResponderEliminar
  10. hola, ya he vuelto!
    Mi cuello sigue fastidiaillo. Sigo de baja. Así que de ordenador, sólo un ratito.
    Mi hijo ha dejado la lectura por unos días porque han venido dos amigas rusas y se ha trasladado con ellas a casa de su padre, que está de vacaciones. Está haciendo de anfitrión! Las conoció en Internet, claro...
    Sigue lloviendo en mi casa, eso sí.
    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  11. Pero q bonito nena!, realmente preciosa tu manera de escribir, y tierna!. Un día con mucha cara te pediré q me escribas algo a mí y q también haya mucha agua y patos.

    (ssshhh q no se entere nadie, tu hijo.. q edad tiene?, pq si es como la madre.... ;))

    ResponderEliminar
  12. Cuando quieras te lo presento, Cu!
    Sería una combinación explosiva...
    Es sólo un poquito más joven que tú, cosa de poco...
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  13. jajajaja, q será poco!!, aayyy nena, q ya sabes tu q tiendo hacia los de más edad, y es una pena, pq seguro q es un bollo, como la madre!

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  14. La lluvía...a veces la adoro y a veces la odio...supongo que no puedo vivir ni con ni sin ella

    ResponderEliminar
  15. Eterna! Me alegro de verte otra vez por aquí. Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Y digo yo Mariajo, desde el desconocimiento y la ignorancia más absoluta, cómo haces estos dibujos taaan sicodélicos??? q significan?, del nombre.. ni me acuerdo!

    Un beso nena, q ya solo me quedan dos días de curro!!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Bueno, sí, hago dibujos, pero tengo que decirte, Cobre, que estos de aquí no son mios...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. jejeje qué divertido Maria José! no sabía que escribías tan bien:) me ha gustado...te seguiré mas a menudo!

    ResponderEliminar