14 julio 2006

TAXI !!!!


Se acaba la semana. Se ha pasado volando, ni me he enterado. Luchando contra el calor. Apenas tengo tiempo fuera del trabajo, lo que quiera hacer lo tengo que hacer antes de las 11 y media de la mañana. Después paso todo el día en el trabajo, sin posibilidad de salir hasta las 8 de la tarde.En casa hace calor. Un calor asfixiante, así que como ya no podíamos aguantarlo más decidí comprar algún aparatejo que nos refrescara un poco la casa. Y allá que me fui a comprarlo a los grandes almacenes. Fue el miércoles, en ese ratito de mañana que cada día tengo tuve que hacer malabarismos para organizarme. Nada más levantarme arreglé la casa como pude, puse una lavadora, me duché, salí corriendo hacia el centro comercial, compré queso fresco, mermelada, galletas, moras, nata y gelatina de limón. Subí a la planta de arriba, compré el aparatejo que era enorme y pesaba lo suyo, salí cargada como un remolque a la calle y llamé a un taxi. Di mi dirección al taxista, el taxista empezó a despotricar y a nombrar a todos sus muertos y a ponerme verde, vivo muy cerquita de allí ( 15 minutos andando ).
-Qué pasa?-le dije- no le gusta el viaje?.
-Otro más como este y me jubilo- me dijo.
Y salió disparado calle alante como si tuviera la intención de estrellarse. Yo no me lo podía creer.
- Pero qué pasa?-le dije- Yo le pago el viaje y usted me lleva, es su trabajo. ¿O qué quería que hiciera, que me fuese andando cargada con este trasto?. Pues lo siento pero no sería capaz, no me queda más remedio que coger un taxi, y le ha tocado a usted. Ahora que si lo sé me busco a otro.
-Y qué se cree, que a los otros les iba a hacer gracia?... Maldita sea mi estampa!
Y pegó otro tremendo acelerón y yo pensé que moriría por el maldito trasto y por culpa de estos calores. Así que decidí cerrar la boca y no discutir más con ese elemento.
Llegué a casa ( viva aún), subí corriendo con el trasto, saqué el queso, la mermelada, la nata, las galletas, el molde... Hice una tarta de queso con mermelada de moras que me quedó estupenda,me tomé un café con leche frío, me fumé un cigarrillo y salí corriendo hacia el trabajo.

Era el cumpleaños de mi hijo.

Y a trabajar a trabajar a trabajar. Hablar y hablar y hablar y hablar con desconocidos.
Cuando salí de trabajar me fui corriendo otra vez al centro comercial para comprarle un regalo al chico, pero no fui capaz, porque nada más salir al calor de la calle empecé a sentirme mal, mareada, achicharrada, despistada y agotada.
De manera que decidí ir directamente a casa, tirarle de las orejas al niño ( 24 años), y comerme un pedacito de tarta con él.
Era demasiado tarde. El niño ya se había largado a celebrar el cumple con sus amigos.
Plof. Estaba reventada.
Y este es un ejemplo de cómo transcurren mis días en este Madrid.
La tarta la comimos ayer. A ratitos. Mi niño el pobre estaba un poco resacoso.

Ahora es viernes y me largo al pueblo. La semana pasada el albañil que está ayudándonos a pintar la fachada de la casa hizo un descubrimiento muuuuy interesante. Está encima de la ventana de mi cuarto y de la ventana de la habitación de mis hijos. Es un dintel de piedra de una puerta que ha quedado oculta. Y un escudo, y una fecha (1759). Y todo piedras alrededor.Dice mi familia que antaño en esas habitaciones habitaba un cura.

Haré fotos.
¿Verdad que necesito un cambio de aires?

11 comentarios:

  1. Mariajo eres una wotking girl total. Vaya semana de estrés.
    Los taxistas a veces son mu burros, mucho. Yo ya he tenido movidas con alguno que otro.
    Por qué en ese gremio no hay sensibilidad?
    Ahora, ya viernes, ya por la tarde estarás camino del pueblo...camino a casa, a tu descanso, a tu alegría, a tu lugar. Disfrutalo y llénate de buena energía.

    Besos costeros fresquitos y relajados para ti

    ResponderEliminar
  2. Buen fin de semana, señorita. Yo vuelvo el martes al trabajo... Agh!

    :)

    ResponderEliminar
  3. Pilar, gracias por mandarme saludos playeros. Me voy dentro de media hora, los viernes salgo a las 7. !Todavía estoy en el trabajo!- No tendré ordenata este finde, así que te dejo dicho que en cuanto pueda comentaré los post tuyo y de cu en mujeres. Que ahora no tengo tiempo, pero lo quiero hacer. Besos.
    Fnaranjo! Ya recuerdo que nos contó que tenía unos días libres. Espero de verdad que los haya disfrutado. Que usted disfrute también del fin de semana. Un saludo. :) :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué majo el taxista!
    Si juntáramos todas las experiencias negativas con taxistas seguro que podemos escribir un libro.

    Un saludo,
    Gemma

    ResponderEliminar
  5. chica Mariajo...que estress da leerte ...espero que el finde en el pueblo , te haya ralajado un poco...

    un beso

    ResponderEliminar
  6. Mariajo, si habitaba un cura en tu habitación lo q necesitas es.. un exorcista!!!! ;))

    Te entiendo, en invierno tengo un horario q es me come todo el día, sin posibilidad de hacer nada por la mañana, y el trabajo me pilla a hora y pico de mi casa....

    ¿Qué decías de abrir una tetería???, pero q sea en un punto intermedio entre la casa de las dos o me da algo!.

    Ah, se me olvidaba, los taxistas madrileños son lo peor!

    Un beso nena, feliz semana

    ResponderEliminar
  7. El próximo escrito, inspirado debajo de las columnas y palmeras en maceta de tu casona, seguro que te sientes mejor. Ah, felicidades al cancerito!.

    ResponderEliminar
  8. Un saludo a todos. En el pueblo se está de vicio, y ha sido muy interesante. Ya contaré.
    Lo malo es que ahora es lunes y el calor no remite, y tengo un dolor de cabeza espantoso.
    Espero que mañana se haya pasado...

    ResponderEliminar
  9. yo quiero ver las fotos esas de la fachadaaaaa!! ;) con lo que me gusta a mi esa casa!

    ResponderEliminar
  10. Ay los taxistas, son un subgénero aparte, dicen que provienen directamente del mono, sin evolución alguna.

    Qué estrés de vida ¿verdad?, necesitamos vacaciones ya.

    Un beso paciente.

    ResponderEliminar
  11. Siux, pondré las fotos de las piedras, es muy interesante.
    Si, vacaciones, A pesar!

    ResponderEliminar