12 diciembre 2006

DESMEMORIA


He tenido un día de trabajo intenso, estresante, de muchísimas llamadas. Al final de la tarde tenía ya un dolor de cabeza considerable. Cada día al llegar tengo que registrarme en la aplicación informática de la campaña con un numero de usuario que me diferencia de los demás. He pasado por tantos puestos distintos últimamente, que los números se mezclan en mi cabeza formando un batiburrillo con el que no hay quien se aclare.
Siempre he sido despistada, muy despistada. Pero no porque me fallase la memoria, que normalmente me ha funcionado siempre bien. Era porque siempre he tenido pájaros en la cabeza, siempre mi mente ocupada en un montón de historias no precisamente de carácter práctico. Nunca he tenido problemas para recordar números de teléfono y esa clase de cosas. Lo normal, vamos, no es que destacase por eso. Pero en estos últimos tiempos de vez en cuando tengo lapsus extraños y de repente olvido cosas que siempre he recordado sin problemas. Por ejemplo el nombre de algún actor que he conocido toda la vida, basta que me pregunten el nombre y de repente desaparece de mi cabeza. Así sin avisar, de sopetón. Sencillamente ese nombre no está, y me vuelvo loca intentando recordarlo. Debe ser cosa de las hormonas, esas que ya he mencionado varias veces. Es desconcertante.
Todo esto no tendría la mayor importancia si se limita a eliminar del disco duro datos irrelevantes. Pero cuando algo así te ocurre en el trabajo, y cuando además en el trabajo no andas muy bien en cuanto a relaciones con tus "superiores" o como se quieran llamar, esto se convierte en un problema que te puede dar más de un disgusto.
Y luego hay la cuestión de las incompatibilidades. Hay personas con las que nunca puedes conectar por la razón que sea, que por cuestiones varias pueden llegar a bloquearte y a sacarte de tus casillas. Personas que piensan que una cosa así nunca va a pasarle a ellas. Que se permiten el lujo de juzgarte. Y no contentas con eso, no dudan en humillarte cuando se tercie, a la menor ocasión. Que no saben respetar a los demás. Sencillamente.
Cuando una de esas personas es además tu jefe, o jefa, o como quiera que se les quiera llamar, entonces estás lista. O listo. No puedes bajar la guardia.
¿Y a cuento de qué viene todo esto?
Hoy he tenido uno de esos lapsus. Horror. Justo a la hora de salir, cuando ya me disponía a recoger mis cosas y largarme con viento fresco. Ella ( es ella) me ha preguntado cuál era mi número de usuario, el que usaba antes. El que he estado usando todos los días durante dos años hasta hace poco, hasta que me asignaron otro puesto donde ahora estoy.
- ¿Mi número de usuario? No hay problema, ahora mismo te lo digo... Ahora mismo te lo digo...

Y de pronto ese número ya no estaba ahí donde debía estar. En mi cabeza. Ha desaparecido.
Ella no tiene compasión.

-Pero ¿cómo que no te acuerdas? No puede ser que no te acuerdes. ¡Pero si lo has estado usando un montón de tiempo! Es imposible que lo hayas olvidado. ¿Pero cómo se puede ser así? No se puede ser así! Si es que no hay...!

Me ha dicho que lo buscase y se lo dejara pegado en un posit. Y se ha ido. Y yo lo he buscado. Entre mis papeles, en mi puesto, en mi memoria escacharrada. Pero no ha aparecido. Como por arte de magia ese número ya no existe. Y me he ido yo también, un cuarto de hora después, con esa sensación de impotencia y desconcierto que te deja pensando si no te habrás vuelto tonta de repente.
Pero no soy tonta.
Son las hormonas que me tienen frita.
Me he estado acordando del anuncio ese que ponen ahora en la tele sobre un método para ejercitar la memoria. La que lo anuncia, si hombre, es esta actriz que salía en Siete vidas, como se llamaba... cómo se llamaba... Era... era... ¡Amparo Baró!

Lo recordé!Espero que mi cabeza no se convierta en un desierto...

7 comentarios:

  1. Deberíamos juntar a la capulla de tu jefa y al subnormal del mio y mandarles a tomar viento fresco!.
    Como bien dices tú, hay personas con las q es imposible conectar; en nuestros casos eso es una putada, ellos tienen la sartén por el mango... pero mi santa dice q a todo cerdo le llega su san martín.. yo hoy me he salido con la mía y me he reido de él!.
    Qué bien sientan esos pequeños triunfos!.
    Mari, despistada eres, doy fe, pero eso no significa q no haya..., ya lo sabes tú. Creo q dnd no hay nada de nada, ni la más mínima educación para empezar, es en ella. Y piensa q muchas de las personas q se comportan así lo hacen pq tienen un complejo de inferioridad q solo superan machacando a los q tienen cerca. No te digo q te de pena, pero ¿a q resulta bastante penosa ;))?

    Besos emparradilla mía!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:44 p. m.

    De todas formas tampoco te atormentes por recordar o dejar de recordar. A mi me suele pasar que recuerdo contraseñas o números de usuario de lo que sea cuando estoy tecleando la cosa, pero si me lo preguntas el fin de semana también se me va. Con lo de los actores cuyo nombre no recuerdas hay un truco que suele funcionar: el abecedario de la A a la Z... Bueno; eso suponiendo que "aún" recuerdes el abecedario; claro está. ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Suele coincidir, jefe capullo y empleado inteligente. Si ambas son mujeres la tensión está servida.
    Momentos difíciles, coincido con cobre; a todo cerdo le llega su sanmartín, sólo hay que saber esperar.
    Lo de los nombres de los actores, no creo que sea algo poco común, a mí me pasa de toda la vida y más con los que tienen nombre inglés.
    Ni se te ocurra comprarte el juego ese, mi hijo lo tiene y me salió una edad mental que no me atrevo a revelar.
    Para subirte la moral, cuando tengas media hora haz este test. Es muy fiable, mi resultado coincidió con el del gran test de inteligencia de la tele...

    http://www.psicoactiva.com/tests/testci.htm

    Besetes despistados

    ResponderEliminar
  4. http://www.psicoactiva.com/
    tests/testci.htm

    ResponderEliminar
  5. Seguro que no es grave: a mí también se me está llenando la memoria de agujeritos inexplicables. Van y vienen.

    (Seguro que el dichoso número misterioso aparece mañana mismo, o esta noche, justo cuando menos lo esperes.)

    ResponderEliminar
  6. ayyy la preciosa mariajo...
    Bueno tenemos que lidiar con personas así pero dan un poco de pena tan amargás, nunca podrán tener los momentos tan maravillosos que disfrutamos los que, aunque soltando alguna lagrimita, tenemos más corazón.
    Ya le he echado también el ojo a ese cacharro, a ver si se lo traen los reyes a mi hija jijijiji y lo pruebo, porque estoy como tu, y no solo por actores sino con palabras normales y corrientes :(
    Un día se me olvidó la clave del cajero y ná me fuí sin las pelas, ainssss
    Un gran beso, verás como cambian las cosas

    ResponderEliminar
  7. No te preocupes, mariajo, eso de olvidar números (contraseñas) nos pasa a todos. De hecho no sé si podré publicar este comentario con mi nombre o como anónimo porque blogger lleva dos dias diciendome que no le pongo bien la contraseña (y yo juraría que la pongo de puta madre)

    Oye, por si las moscas, pidele a los reyes el juguetito ese de Amparo Baró

    ResponderEliminar