22 febrero 2007

Las tribulaciones de Luis



Una tarde estando yo en casa tranquilamente recibí una llamada de mi amigo Luis. Me llamaba desde una cabina.
- Hola! Te llamo para invitarme a mí mismo a comer en tu casa mañana. Te hace?
- Hombre, Luis, qué bueno que llamaste! Cuánto tiempo... ¿que si me hace? A tí que te parece?
- Pues mujer, que no estaría mal, que me va a parecer.
- !Pues hombre ven cuándo quieras! ¿Cuándo quieres?
- Pues mañana mismamente! Te viene bien? Quieres que lleve algo?

En estas estábamos cuando de repente al otro lado de la linea empezó a oirse un ruido raro y mi amigo Luis se puso a dar gritos como un condenado, dejándome asustada y perpleja:
- !Ay ay ay ay ay!
-Luis! Qué pasa!
-Ay ay aaaaaaaaaaaay!

Y de pronto un estruendo de cristales; CRAS CRAS PUUUM!!
- Luuis!! Luis, qué te ha pasao??? Estás bien???

Mi corazón en un puño a punto de esatallar del susto...

- Ay ay ay!!! UFFF No te lo vas a creer!!! Se ha estrellao un coche contra la cabina. Joder joder joder!

- Pero qué me dices? Pero muchacho, estás herido? Te ha pasao algo??
- Ay no no, estoy bien, estoy bien. Pero casi me muero del susto!! Te dejo que salgo de aquí, se han roto los cristales! Luego te llamo...
Y colgó.

Estas son cosas que le pasan a mi amigo Luis.

Que después del susto se fue a tomar una caña a un bar para reponerse un poco. Además había quedado allí con un amigo común. Se sentaron en la barra y ya más calmado se puso a hablar con Ramón de sus cosas. Delante de ellos había una fuente con un asadillo de pimientos rojos con muy buena pinta. Cuando iban por la segunda caña, y sin venir a cuento, a mi amigo Luis de repente le dió un calambre en el brazo. Y el brazo se le extendió hacia alante sin avisar, con tan buen tino que fue a parar derechito a la fuente del asadillo. ZAS! La mano pringada de pimientos rojos con todo su aceitillo. Y dió un buen golpe. Y Ramón se quedó de una pieza. Y Luis por supuesto también. Y se le puso la cara tan roja como los pimientos entre los que su mano quedó enterrada.
Ramón se reía y se reía y no acertaba a entender lo que había pasado.
-jjajajajja!! Pero hombre qué has hecho? Tanta hambre tenías? Ay ayay que me muero de risa!
Pero qué te ha dao??

Luis puso rápidamente un billete de 500 pts en la barra y salió de allí a toda mecha, muerto de vergüenza. Para un día ya estaba bien, pensó. Lo mejor era irse a la cama y taparse muy bien con las mantas y no pensar en ello más. Qué bochorno.

Al día siguiente yo le estaba esperando para comer. Tardó un poco más de lo previsto, ya estaba yo impacientándome por su tardanza cuando llamaron a la puerta. Y subió Luis. Y me quedé petrificada antes de acertar a darle un beso: Venía lleno de arañazos y algún moratón.
- Pero bueno! ¿No decías que no te había pasado nada en la cabina, hombre de dios?
Traía cara de malas pulgas. De lejos se veía que tenía un buen mosqueo...
-No, si en la cabina no me pasó nada... Anda que si te cuento! No me lo puedo creer lo que me acaba de pasar. No me lo puedo creer.
-Pero te han pasao más cosas? Desde luego eres increíble, hijo...
Me interrumpió:
-Me ha pegao un viejo.
Me lo quedé mirando sin saber qué pensar.
-¿Que te ha pegao un viejo? ¿Cómo que te ha pegao un viejo? Pero qué dices!
-Lo que oyes. Que me ha pegao. Que venía yo para acá y al salir del metro se me ha acercao un viejo en una silla de ruedas y me ha pedido por favor si le ayudaba a cruzar la calle. Y yo le he dicho: faltaría más, yo le ayudo con mucho gusto... Y he empujado la silla de ruedas hasta el otro lado de la calle. Cuando hemos llegado me ha dicho: Perdona que te moleste, pero es que estoy pensando que mejor me dejas donde estaba, que me ha dicho mi hija que le espere allí... Y auque ya tenía yo un poco de prisa pues le he dicho que no había problema y le he vuelto a cruzar. Y entonces antes de que terminara yo de darme la vuelta me dice: Espera! mejor me vuelves a cruzar, si no te importa... Eso ya me ha mosqueao un poco más, pero qué más daba, si yo tenía que cruzar de todos modos...
No te lo vas a creer.
-No me digas que se arrepintió otra vez...
-!Tú lo has dicho! Llegamos y me dice: anda por favor vuelve a dejarme al otro lado que es mejor que espere allí. Y ahí ya me he negao yo. Pero hombre qué se ha creído usted? que no tengo otra cosa que hacer? pues perdóneme pero me están esperando y ya no puedo cruzarle más... Y sabes lo que hizo el muy puñetero? Me agarró de la manga y se puso a darme gritos!
Que me cruces! que me cruceeees! Y yo : suélteme! no voy a cruzarle! Y entonces agarró un bastón que llevaba en el regazo y se puso a darme garrotazos! SE PUSO A DARME GARROTAZOS y no me soltaba! Tú te crees? Mira cómo me ha puesto! Menos mal que llegó su hija y lo paró, que si no me mata!

Estas son las cosas que le pasan a mi amigo Luis. Sigue vivo, gracias a dios, pero hace ya mucho tiempo que no le veo, y le echo de menos...

8 comentarios:

  1. Madredelamorhermoso qué bueno!!! ,nena recupera el contacto con Luís q yo quiero conocerlo!, q tremendo!, q buenísimo!! ;))
    No me extraña q lo heches de menos, nena; todo un personaje!. Si le localizas me avisas eh mari, q me sigues debiendo otra tarta de chocolate, y con la excusa... ;)

    Un besazo, preciosa

    ResponderEliminar
  2. Que tipo...desde luego, hay gente a la que le pasan unas cosas!!!. Pero a veces el mérito es más del narrador...jajajaja.

    ResponderEliminar
  3. Ay niñaaaaa qué risa jajajajajja. Yo también quiero conocerlo.
    Besoss

    ResponderEliminar
  4. Si es que hay gente que nace con estrella y otros "estrellaos", jejej. Yo que tú le llamaba para saber que cosas le han ocurrido en este tiempo (y de paso nos las cuentas).

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  5. Luis de Luis11:53 a. m.

    EStupendo relato MJ.

    Como le dije usted borda el registro humorístico.

    Ah! y nunca menosprecie las tribulaciones,andanzas y torpezas de las que es capaz un Luis.

    Hágame caso, se de lo que hablo, lo soy por partida doble.

    ResponderEliminar
  6. Sí que tiene que ser todo un personaje el tal Luís. Traételo a mujeres seguro que causa sensación:).

    ResponderEliminar
  7. jajajajaj, mariajo,yo tambien quiero conocerlo!!!!!

    Localizalo, por favor ;)

    ResponderEliminar
  8. Diveertidísimo!!!, y es que esto de reirse con las desgracias ajenas...

    Besotes

    ResponderEliminar