17 febrero 2007

PILATES!

¿Estáis viendo a esa chica cómo se mueve? ¿Y veis como pone las piernas para arriba mientras se sujeta los riñones con las manos?
Ese es un ejercicio del método Pilates... Es curioso. Yo creía que me lo había inventado yo. Es algo que he hecho toda la vida. En la cama. Por diversión, desde que era pequeña. Me quedaba así rato y rato, con las piernas en alto.
Por otra parte, ya os dije que me estoy pillando un catarro de aúpa. Así que ayer vi yo que no estaba en condiciones de ir al trabajo, colgarme el pinganillo en la oreja y hablar 8 horas seguidas por teléfono con clientes impacientes que te exigen estar al loro sin bajar la guardia... De ninguna manera. Así que me fui al médico a pedirle la baja para un día. (Sí, en mi trabajo si faltas un día, aunque sólo sea uno, tienes que llevar la baja. Baja y alta del mismo día. Así son.)
Le dije que me encontraba muy patosa. Debilucha y patosa. Y me dijo: no me extraña: cada vez estás más gorda. (Bueno no me lo dijo así, me dijo que estaba ganando peso demasiado deprisa, o algo así.)
Eso yo ya lo sé. Le dije: me duelen las caderas y cuando estoy mucho rato sentada luego me cuesta un mundo echar a andar... Me dijo: Eso es que tus huesos no estaban acostumbrados a soportar ese peso. Tienes que ponerte a dieta. Ya. Si no te apetece ir a la piscina o a caminar al salir del trabajo, pues te compras una bicicleta estática, o un andador. Lo que sea. Pero ya.
Esa es la cosa.

Y esta mañana he caído en la cuenta de que hace muuuucho tiempo que no me da por hacer en la cama esa tontería de subir las piernas (esto no tiene nada que ver con lo que estáis pensando, me refiero a subir las piernas en alto yo solita sin ayuda, sin ninguna intención gratificante más que el propio hecho de hacer el tonto.) Digo: pues ya va siendo hora...

Casi me rompo. Bueno, a lo mejor me he roto algo. No sé. Algo me noto en el cuello por ahí cerca de la nuca, algo como una protesta...
De ninguna manera se prestaban mis piernas a ponerse en alto como otras veces. ¡Con lo fácil que era! Ay dios. En realidad no eran mis piernas las que se negaban, claro. Otras partes de mi anatomía habituadas últimamente a reposar en una silla, eran.
Pero voy a seguir intentándolo. Sin tregua. Hasta que lo consiga.
No sé si me compraré una bicicleta estática o si me desperezaré de una vez y me iré a la piscina como tenía planeado.
Pero sea como sea, no cejaré en mi intento. Esas piernas volarán!!


4 comentarios:

  1. Yo tengo un amigo que no sabe decir plato y dice pliato. Se parece fonéticamente a esto del Pilates. Yo no sé si me compraría una bici estática, pero tú si lo sabes...

    ResponderEliminar
  2. Huyyyy yo también lo hago desde siempre, y si no es en la cama es el sofa, me pongo con las piernas en la pared y la cabeza en el borde del sofá. Hasta las piernas se ven más bonitas así.
    Son varias asanas de yoga, y es que pilates ha cogido aquí y allá.
    Ayyy si estuviéramos más cerca te dejaba yo mi bici estática, pero vamos que es mejor nadar y darte paseos a toda velocidad :)
    ¡Ánimo, querer es poder! Besosss

    ResponderEliminar
  3. NI EL CUERPO NI SUS MOVIMIENTOS PUEDEN PATENTARSE!

    EL INSTINTO DE MOVERSE ES TAN VASTO Y NATURAL QU ELO SORPRENDENTE ES QUE NOS SORPRENDAMOS DE COINCIDIR!!!

    LIBERTAD DE EXPERIENCIA Y CONOCIMIENTO!

    ResponderEliminar
  4. Ay ay ay...va a ser tiempo de tomar una determinación y ponernos a luchar en serio contra los michelines...es que nunca encuentro el momento de dejar la cerveza...

    ResponderEliminar