24 marzo 2007

Sábado



Estoy enferma. He trabajado siete días seguidos, a un ritmo frenético. El sábado pasado había quedado con unos amigos por la tarde, pero salí del trabajo tan agotada que fuí incapaz de ir a ningún sitio, y no me quedó más remedio que meterme en la cama. Sólo quería dormir, y el domingo tenía que volver al curro, otras ocho horas. Fueron ocho horas terribles, porque arrastraba el cansancio del sábado y me dolía la cabeza a rabiar. El lunes estaba algo mejor, pero como se iban acumulando las horas de llamadas incesantes, cuando llegó el jueves todo mi cuerpo se resintió, me dió un mareo mientras estaba trabajando y tuve que ir al médico de la empresa. Que me dijo que tenía una contractura a la altura de las cervicales y que tenía que ir YA a rehabilitación. Y que tenía la tensión alta. Nunca yo había tenido la tensión alta antes! Resistí como pude el resto del jueves, y el viernes también conseguí, a duras penas, aguantar hasta la hora de la salida. Pero con una migraña insoportable. Llegué a casa y sólo quería dormir.
Hoy ha amanecido el día con un sol radiante que se adivina tras la ventana. Tenía pensado viajar al pueblo, pero no me siento con fuerzas. Así que me quedaré a descansar, me pondré a leer echada en mi cama y por la tarde veré por segunda vez una peli que tengo grabada: El laberinto del fauno.
Procuraré no asomarme mucho a esta pantalla porque estar sentada frente al ordenador me fastidia mucho más la contractura.
Y pensaré de qué forma puedo cambiar mi vida, porque tal como está ahora no la aguantaré mucho más.
La primavera me temo que me está afectando demasiado...

Mi lectura del día:



10 comentarios:

  1. Animo, ya veras como vienen dias mejores. Y si has de cambiar tu vida... adelante.

    Tu puedes.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Qué buena lectura y película. Descansa... y cuando ya estés mejor piensa un poco. Ahhh y al médico que así no puedes trabajar.
    ¡¡Besos y un abrazotee!!

    ResponderEliminar
  3. Descansa mi niña, q te hará mucho bien. Ponte esa maravillosa peli y túmbate en la camita con una buena lectura. A mí me parece un muy buen plan.
    Pero además deberías ir al médico, quizá te hagan falta unos días de reposo además de este finde.
    Y sí, Mariajo, este ritmo es mucha tralla y llega un momento en el q resulta insoportable. Seguro q encuentras otra cosa, no dejes de mirar, preciosa.

    Un besazo y un abrazo con mucho cariño

    ResponderEliminar
  4. No es la primavera, MJ.

    Es el ritmo de vida asqueroso que nos imponen desde fuera. Es que nos hemos acostumbrado a tragar y tragar y tragar sin poder decir basta. Y cuando lo decimos, es porque reventamos, pero el mal ya está hecho.

    Descansa este finde. Duerme, niña. Algún día, más pronto que tarde, verás que puedes romper el círculo y vivir de otra forma.

    ResponderEliminar
  5. Señorita, siento leer que está usted fatal... Pero anímese, ande. Que también hoy hace solecito.

    :)

    (Y sí, mire a ver si el médico, o algo...)

    La peli, bien, ya sabe que me gustó. De la lectura... tengo mis dudas: ¿qué tal algo de Jardiel, que seguro que le revienta las costuras de la risa? No hay mejor cosa que reirse...

    ResponderEliminar
  6. Parece mentira que en siglo XXI estemos aún con trabajos esclavos. No quiero ser frívolo pero si es jodida la injusticia del trabajo infantil en submundos, también lo es; salvando las circunstancias; el que esclavicen a Mariajos en este mundo que parece tan desarrollado. Ánimo y echa una bonoloto o algo :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Descansa y enamórate...sólo el amor nos hace superar la barbarie.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a todos!
    Ya parece que estoy volviendo a la vida... Al menos ahora, después de dos días de descanso.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Recupérate.
    Y descansa mucho, preciosidad.

    ResponderEliminar
  10. Pues consuelate; no creas que vivir sin hacer nada no es dificil. Prueba un balmeario aunque sea urbano. El árabe para mi es el mejor, lo dificil es que te acierten con el masajista.
    Y no te creas que lo del trabajo es salud...mentira.

    ResponderEliminar