13 enero 2007

TESOROS



Atesoro palabras. Las palabras me rodean por todas partes. Rebosan en mis estanterías. Chorrean a través de los grifos. Gritan y susurran, ríen, lloran las palabras con silencios incontenibles. Guardo palabras en mi bolsa de aseo, en los espejos, miles de palabras, cientos de miles de palabras. Las sueño cada noche y vuelan alrededor de la luna y se tuestan al sol y las lleva el viento del norte.
Palabras que me esperan con paciencia infinita, palabras que ya he visitado, palabras que aún no he tenido ocasión de tragarme, palabras de colores, de música, de campos inmensos, de olas saltarinas, de espuma, de aire, de jabón.
Las palabras guardan silencio mientras esperan. Me inundan de imágenes la mente y los sentidos.
Ahí están muy cerca y muy lejos, acarician los labios de la gente cercana, de los desconocidos, de la gente amada y de la gente que ya no está.
Duermen y bailan.
Las palabras.
A veces, cuando me enfrento a una página en blanco, me quedo parada un rato y me gastan bromas pesadas. Y se niegan a salir a la luz.
Cuando me dispongo, de pronto me doy cuenta de que no son mías.
Y no digo nada.
Nada.

Nada...



8 comentarios:

  1. Las palabras nos hacen no estar sólos...pueden herir profundamente, pero también pueden curar.
    Son nuestra arma más poderosa y debemos ser conscientes de ello.
    Y por tanto, saber utilizarlas.

    ResponderEliminar
  2. Unas palabras, Eterna: me gusta verte por esta mi casa...

    ResponderEliminar
  3. No hay duda de que las palabras son tus amigas, tus aliadas, tu tesoro "enaire"
    Me gusta leer tus palabras, mariajo

    besos

    ResponderEliminar
  4. Estoy leyendo un libro para aprender a escribir jajaja, buena idea. Me ha parecido como un libro de autoayuda para escritores, es decir de esos que te dice cosas que ya sabes pero que nunca haces o no haces bien.
    El gozo de escribir propone ejercicios como este que has hecho, enfrentarse a la hoja siempre, aunque no sepas que decir y soltar, dejar salir lo que sea. Algo como lo que has hecho. Así dice que se hace y se aprende!!!

    ResponderEliminar
  5. Homo belentodai naos ci, tibuisenteir quel!!! Mullas wierespada yaquio - wiegao, maeste quenor restra. Rip quer gradovra, obsurontipou, pardigie gia! Jov, pronos as odiank, um xadias oreaguai, kria de, pare keti! Xado fre jamo mios rieneglioson granesta tos alte.

    ResponderEliminar
  6. Un saludo a todas!
    Bueno, quería decir una cosa: hablo de palabras en esta entrada, y a propósito del último comentario: que digo yo que lo que ahí se me dice, palabras son, pero en cuanto al idioma... ¡Vive dios que no tengo ni idea de qué idioma es!
    A ver si algún alma caritativa me da alguna pista...

    ResponderEliminar
  7. me gustan las palabras ... pero yo soy mas de atesorar imágenes y colores y sobre todo sensaciones ...

    un beso guapa

    ResponderEliminar
  8. Son armas poderosas, deseadas. Penetran dentro de nosotros, por los ojos, por los oídos y estallan adentro, en el vientre, corazón o garganta, provocando sensaciones colaterales que nunca se puede alcanzar a medir. Cuídalas.

    Besotes

    ResponderEliminar